USA podría ampliar prohibición de gadgets a bordo en vuelos desde EU

ACI EUROPE (European región of Airports Council International), organismo que reúne a más de 500 aeropuertos en 45 ciudades europeas, mantendrá en el día de hoy una reunión en Bruselas con el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS – US Departament for Homeland Security) y ello en virtud a la petición, realizada el pasado 9 de mayo por dos eurodiputados, Violeta Bulc y Dimitris Avramopoulus.

La petición realizada las autoridades americanas viene dada por las últimas especulaciones en torno a la posibilidad de que las limitaciones de dispositivos electrónicos a bordo en vuelos con destino a EEUU desde algunos países de Oriente Medio y el norte de África, pueda extenderse a los vuelos desde Europa a USA.

Para ACI EUROPE existe una falta de cooperación entre las autoridades americanas y la Unión Europea y estas especulaciones motivan el carácter urgente de la reunión.

La posible implantación de las limitaciones impuestas a llevar determinados dispositivos electrónico a bordo de las cabinas de los aviones con destino a EEUU, conllevaría unos inmediatos perjuicios para los 59 aeropuertos europeos que mantienen vuelos directos con EEUU. En concreto semanalmente se realizan en el total de aeropuertos europeos 3.684 vuelos.

Por volumen de vuelos destacan cinco aeropuertos en Europa que alcanzan el 50% de los vuelos a USA.

  1. Londres Heathrow, 761 vuelos
  2. París Charles de Gaulle, con 353 vuelos
  3. Frankfurt, con 291
  4. Schiphol en Ámsterdam, 242 vuelos
  5. Dublín con 179 operaciones semanales.

Alteración en  actividades diarias en los aeropuertos

AeropuertoDesde la reunificación de zonas para atender a los pasajeros con destino a EEUU, la asignación de puertas, los controles en puertas para la detección de dispositivos no admitidos, la organización de personal dedicado a la recepción, empaquetado ye ingreso de dispositivos en la bodega del avión, la formación del personal de seguridad o nuevo personal de seguridad que conllevaría la adopción de estas medidas en Europa, serían parte de la problemática a la que los aeropuertos puedan enfrentarse, en el supuesto de que las autoridades americanas amplíen las recientes limitaciones impuestas.

Pero no solo a estas cuestiones pueden enfrentarse los aeropuertos, puesto que medidas así, conllevarán sin duda cancelaciones de vuelos, demoras el boarding y aumento de riesgos de perder las conexiones.

Sin duda un futuro incierto, con decisiones que pueden repercutir en la demanda de vuelos transatlánticos y en la conectividad entre Europa y EEUU